Un Ministerio de Comunicaciones y de Tecnologías de la Información en Paraguay
21 julio, 2018
Adiós a Mauricio: “Siempre seremos cuatro”.
8 septiembre, 2018

Instituto Latinoamericano de Comunicación Juan Díaz Bordenave: ¡LEGALIZADO!

El renacimiento de Juan

Por Oscar Rubén Cáceres Jiménez
El Instituto Latinoamericano de Comunicación JUAN DÍAZ BORDENAVE, ha sido legalizado, en Asunción, Paraguay, unos días antes del 7º aniversario de su fundación
El INSTITUTO con unos 50 miembros a nivel nacional e internacional, entre asociadas individuales e institucionales tuvo su nacimiento legal el pasado 22 de agosto del presente año. Han pasado siete años de trabajos, coordinaciones, diálogos y juegos de estrategias para sortear las anticuadas exigencias legales de nuestro país para un Instituto de carácter internacional. La integración de los pueblos no ha tocado aun este puerto.
El 27 de agosto del 2011 se fundó el “Instituto Latinoamericano de Comunicación para el Desarrollo”, con sede en Asunción. Firmaron el acta fundacional:   Salustiana Caballero, Oscar Rubén Cáceres Jiménez, Ladislao Mello Cabral, Augusto Dos Santos, Washington Uranga, Aníbal Orué Pozo, Juan Díaz Bordenave, Arístides Ortiz y Rogelia Zarza.
Para seguir con los trámites para consolidar y organizar se constituyó un Equipo Impulsor conformado por Rogelia Zarza, Washington Uranga y Oscar Cáceres.
El 23 de noviembre del mismo año se aprobaron los estatutos y se eligió el primer Consejo Directivo constituido por: “Washington Uranga, Argentina; Anamaría Rodríguez, Colombia;  José Arévalo, Perú, en representación de los miembros individuales; Gerardo Lombardi, Venezuela, por ALER; Aníbal Orué Pozzo, Paraguay, por la Universidad Nacional del Este, UNE.  Rogelia Zarza, Paraguay, fue nombrada Directora General del Instituto, y Juan Díaz Bordenave, Presidente Honorario.  Otros han sido nombrados consejeros y consejeras”.[1]
 El Consejo Directivo y con impulso de Rogelia Zarza intentaron la legalización, pero el proceso fue trabajado en el Ministerio del Interior, “porque había extranjeros” en el Consejo. El mensaje: no se puede formar una organización de carácter internacional en el Paraguay.
Al año siguiente, el 22 de noviembre nos deja Juan Díaz Bordenave. A partir de entonces, comunicadores y comunicadoras se movilizaron y decidieron a partir de la moción de Daniel Prieto Castillo denominar el Instituto con el nombre de Juan Díaz Bordenave.
Organizados en la “Comunidad de Juan” se llevaron adelante varias actividades, principalmente la “Semana de Juan”, en universidades, espacios gremiales, estudiantes y en las carreras de “Comunicación para el Desarrollo”.
La “Comunidad Juan Díaz Bordenave” impulsa anualmente la “Semana de Juan”, en la segunda quincena de noviembre, con varias actividades.  También se conformaron otras organizaciones, tales como el “Centro de estudiantes Juan Díaz Bordenave”, de la Universidad Nacional de Pilar.  Una biblioteca en la Universidad Católica de Encarnación lleva su nombre, algunos movimientos estudiantiles, crecieron la cantidad de tesis sobre Juan y la comunicación para el desarrollo. Juan Díaz Bordenave había donado su biblioteca personal de Rio de Janeiro a la Universidad Nacional del Este donde se lleva adelante una Maestría en Comunicación para el desarrollo y cambio social.
En términos de producción literaria y ensayos le Revista virtual Portal de la  Comunicación InCOM UAB le ha dedicado un Dossiers y se han presentado ensayos sobre su vida y sus ideas tanto en revistas especializadas y congresos. En el Paraguay existe una difusión bastante dinámica de sus ideas, aunque poco organizada.
Como un emprendimiento que coadyuva a estos es el documental fílmico “buscando a Juan” que está llevando adelante su hijo Chico Díaz, en cooperación con la Comunidad Juan Díaz Bordenave[2].
A partir del proceso impulsado en varias partes del país y en otros, se constituyó de nuevo un Equipo Impulsor compuesto por Oscar Rubén Cáceres, Salustiana Caballero y Ladislao Mello Cabral. Este equipo realizó un intenso intercambio con las asociadas nacionales e internacionales, incluyó nuevos asociados y asociadas, realizaron actividades para luego entregar una memoria en la Asamblea General extraordinaria del 2 de setiembre del 2017. Poco antes del inicio de esta etapa, a inicios del 2017, se lamentó la partida inesperada de Rogelia Zarza.
Un nuevo Consejo Directivo.
La asamblea ordinaria realizada el 2 de setiembre eligió como integrantes del Consejo a:
a- Socias individuales: Evelia Meza, Sofía Ferreira, Roque Mereles, Ladislao Mello Cabral y Carlos Caceres Ferreira.
b- Socias institucionales: SIGNIS ALC-ACCP SIGNIS Paraguay: Maria José Centurión; ALER/RED NACIONAL DE EMISORAS: Sara Fischer; Universidad Nacional de Pilar: Ever Villalba; ACER: Salustiana Caballero.
El Consejo Directivo eligió a Evelia Meza, Presidente del Consejo y nombró a Oscar Rubén Cáceres Jiménez, como Director General.
Los fines y principios
El Instituto Latinoamericano de Comunicación JUAN DIAZ BORDENAVE retoma los mismos objetivos y principios con los que fue fundado:
  • Que la comunicación es la interrelación entre personas y es el sustento de lo social en la vida cotidiana.
  • Que la comunicación es un derecho humano fundamental y un derecho habilitante de otros derechos.
  • Que el Instituto promoverá procesos de incidencia social y comunicacional desde la diversidad de los actores, en Paraguay y América Latina; apoyará la formación en las universidades, centros de estudios superiores vinculados a la comunicación, organización de la sociedad civil, pueblos y comunidades; integrará nuevos enfoques y generará conocimientos; promoverá el dialogo, el intercambio y el debate; apoyando los procesos de innovación y creación, en el país y en América Latina.
 
  • Que consagran como principios generales y orientadores de la asociación y del trabajo, el enfoque de derecho reconociendo que “toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimientos de su elección”, según el Pacto de San José de Costa Rica, Artículo 13 – Libertad de pensamiento y expresión, 18 de julio de 1978.
 
  • Que la comunicación para el desarrollo está estrechamente vinculada a la cultura, y la búsqueda del buen vivir;
  • Que el proceso comunicacional que promueve el desarrollo persigue retomar factores identitarios que autentifican la cultura y en concordancia con la UNESCO (Políticas Culturales, 1982) afirman que “el respeto, la preservación y la promoción de la identidad cultural nacional es un tema de capital importancia, ya que se refleja una aspiración común de los países en desarrollo”.[3]
 
Los desafíos
Actualmente la entidad tiene grandes desafíos, entre los cuales se pueden citar: ¿qué modelo de comunicación se impulsa desde las organizaciones ciudadanas, la academia, el Estado? ¿Se cuenta con políticas públicas de comunicación? Siendo las poblaciones indígenas las más vulnerables y marginadas, ¿existen políticas públicas de comunicación y pueblos indígenas? ¿Cuál la situación que viven los medios comunitarios, alternativos y las tantas formas de comunicación? ¿Existen facilidades de acceso a las TIC, especialmente, para las poblaciones y grupos marginados?
Son muchos los problemas que exigen al INSTITUTO desplegar varias estrategias, iniciando por plantear debates a nivel nacional sobre la comunicación, entre todos los sectores. Se requieren investigaciones y difusión de las mismas de modo que la población tome como una cuestión estratégica la comunicación y que la misma promueva el desarrollo del país.
Asimismo, además de cuestiones puntuales y nacionales, se presenta como un desafío el debate sobre los modelos de comunicación: comunicación para el desarrollo y el cambio social, derechos a la comunicación, democratización de la comunicación, comunicación y Buen Vivir, Comunicación y el cambio climático, entre tantos temas.
[1] Acta del 23 de noviembre, 2011
[2] Acta Asamblea Extraordinaria del 2 de setiembre de 2017, de reconstitución del Instituto con la denominación actual.
[3] Acta de fundación ILCD, 27 de agosto, 2011