Adiós a Mauricio: «Siempre seremos cuatro».
8 septiembre, 2018
Ayoreo lucha por el territorio ante Estado sordo y mezquino
19 noviembre, 2018

No habrá balas que puedan impedir la recuperación de Takuara’i

¡No!  ¡No!  ¡No!  Categóricamente, No.  Es totalmente falso que los indígenas hayan abandonado de manera pacífica la Comunidad de Takuara’i, que vienen ocupando desde un tiempo, dijo enfático Anibal Alfonso, abogado de los indígenas y de la Pastoral Indígena del Espíritu Santo, del Alto Parana y Kanindeju.  “Los periódicos mienten”, sentenció.

El día domingo 11 de noviembre, se produjeron varios hechos lamentables y violentos, una vez más, en contra de indígenas que viven reclamando la devolución de sus tierras en Takuara’i.  Guardias de civil armados, civiles al servicio de la empresa atropellaron a los ocupantes en horas de la madruga y entre tiros, gritos, forcejeos, amenazas y torturas lograron arrastrar a algunos indígenas hasta fuera de la ocupación, mientras otros escapaban ganando una zona boscosa.

Mujeres, ancianos y niños y niñas quedaron frente al portón de entrada del establecimiento.  Quienes lograron huir hasta el momento no han sido encontrados y se desconocen los paraderos. Algunos temen que se los haya agarrado, herido, torturado o quizás muerto como hicieron con Isidoro Barrios, hace unas semanas atrás.

  • Categóricamente es mentira que los indígenas firmaron un acuerdo para abandonar el lugar.

  • ¿Cómo se entiende esto, pues se publica un documento en que unos indígenas firmaron el acuerdo?

  • No fueron ellos, ni ninguno de ellos los firmantes.

  • ¿Entonces, quiénes?

Anibal Alfonso relata que los firmantes de la nota del “supuesto acuerdo para abandonar la ocupación” fue firmada por otros indígenas que se encuentran en otras comunidades y que tienen como “contrarios” a los líderes ocupantes que reivindican las tierras a favor de la Comunidad Takuara’i, del pueblo Ava Guarani

Resulta llamativo este hecho.  Aunque para el abogado “no nos debe extrañar”.  Estos indígenas han estado siempre en contra de los ocupantes, aunque no fueran de su comunidad, pero no solo estaban en contra sino servían y sirven a los intereses de los supuestos propietarios de la estancia.  “Y así logran traicionar a sus propios hermanos”, dice.

 

Fueron sacados por la fuerza.

No es verdad que los indígenas hayan salido pacíficamente.  Fueron expulsados, a golpes, amenazas y torturas, a puntas de armas fueron sacados y tirados en la calle, fuera de la propiedad, después de quemar toda la construcción y los enseres de los indígenas”, manifiesta.

Con el “acuerdo” firmado por los otros indígenas, de una comunidad que no tiene nada que ver, los capataces entraron a proceder de la manera más atroz en contra de los ocupantes.  Los firmantes pertenecen a las comunidades de Bajada Guasu y Felicidad, dijo.

  • ¿Cuáles serían los motivos de este ensañamiento de estos indígenas en contra de sus propios hermanos?

Según la hipótesis del abogado Alfonso es que los líderes de la ocupación tuvieron un problema con ellos, antes.  Entonces estos aprovechan para vengarse de este modo.  Y, es muy posible, si no es verdad, entonces, que estos líderes indígenas de otras comunidades estén trabajando directamente con los supuestos propietarios de las tierras que alguna vez fueron de la comunidad Takuara’i.

 

Inseguridad y zozobra:  indígenas siguen sin aparecer

Hasta ayer a la tarde del día lunes se desconocían los paraderos de varias personas que huyeron en la madrugada a raíz de los tiros y los atropellos de los guardias civiles.  Tampoco se sabe el estado de las mismas.  Algunos parientes temen que se los haya agarrado, torturados y hasta suponen lo peor, que hayan sido muertos y tirados en algún lugar, como hicieron hace unas semanas con Isidoro Barrios.  Nadie puede ingresar, ni a observar.

En estos momentos no queda ninguna persona en la ocupación de Takuara’i.  Todos los enseres y los elementos indígenas, las carpas, los ranchos fueron quemados por los guardias civiles de los propietarios de esta Estancia.  Ningún indígena puede ingresar.  En estos momentos se encuentran frente al portón, informó Alfonso.

Afirmó también que no existe ninguna causa abierta en contra de los líderes de la ocupación.  La empresa representada por Fabio Sequeira, Bernardette Sequeira y Karina Correa presentó dos recursos de amparo en contra de la ocupación.  En las dos oportunidades no se les dio tales recursos.  Con eso se les dio razón a los indígenas, dice el abogado.

  • ¿Por qué los líderes indígenas que están en la ocupación están siendo capturados y llevados a la cárcel?

  • Las denuncias y órdenes de capturas que surgen en contra de los líderes de la ocupación no tienen relación con la ocupación (o la invasión, como llaman ellos) de Takuara’i.

  • ¿Entonces?

  • Esta persecución legal tiene relación con un problema que han tenido con otros indígenas de Bajada Guasu, de Felicidad, problemas personales, etc.

  • ¿Qué relación tiene con la ocupación?

  • Estos indígenas fueron denunciados por algunos pobladores por agresión física, que al parecer fue mutua.  Pero el fiscal y, seguramente otra mano, además de acusarles de “agresiones físicas” suman otros delitos como “portación de armas, de tenencias de accesorios de armas, hasta de ser supuestos terroristas les imputan.”

¿Y las instituciones?

Según el abogado Anibal Alfonso, la acción de las instituciones del Estado, realmente da pena, da vergüenza.  El INDI, la entidad que debió haber intervenido en este caso no apareció, su presidenta menos.  No solo abandona a los indígenas, sino apoya a los supuestos propietarios de las tierras, dijo Alfonso.

Lo mismo ocurre con el Ministerio Público, Derechos Étnicos, no se manifiestan.  Están ausentes y con esas actitudes están apañando todas las calamidades que sufren los indígenas, manifestó el abogado.

Si las instituciones funcionaban, a estas alturas ya se habrán aclarado que la Comunidad Takuara’i ha estado siempre allí, hay indicios fehacientes de esto; se habrá aclarado cómo salieron o fueron sacados los indígenas de allí; se habrá sabido ya cómo y por medio de qué o quién estos supuestos dueños se hicieron de las tierras pertenecientes al territorio ancestral de los Ava guarani.  Pero no. No se hizo así.

El Parlamento, a través de la Comisión de Pueblos Indígenas hizo un buen trabajo. El Senador Sixto Pereira fue hasta el lugar, se interesó en el tema, denunció y movilizó a las instituciones. Pero el mecanismo de justicia falta moverse, manifestó Anibal Alfonso.

 

 

 

Takuara’i, una de las comunidades más antiguas de la zona.

Takuara’i es una de las comunidades más antiguas de la zona nos dice la hermana Ángela Balbuena, de la Pastoral Indígena.

Hay una tendencia de confundir también, porque aquí en el distrito de Nueva Esperanza, hay otra comunidad con el mismo nombre.  Esta ya tiene su título de propiedad, es una comunidad consolidada”, aclaró.

Pero esa Comunidad de Takuara’i, que ahora está siendo reivindicada, siempre fue una comunidad indígena Ava Guarani”, afirma.  Esta Comunidad estaba en el mismo lugar donde los indígenas ahora ocuparon y levantaron su casa de oración, opy, y sus casitas, pero, lastimosamente ahora se encuentra dentro de una “propiedad ajena”.

Una comunidad presa dentro de una estancia, cuyos propietarios serían brasileños.

Allí funcionaba una escuela indígena

Mariblanca Barón, hermana de las Siervas del Espíritu Santo, residente de la zona, conocedora y ferviente defensora de los indígenas recuerda que “siendo yo supervisora de escuelas indígenas, allí funcionaba una escuela, allá por los 80 a 85”.  Incluso figura en el Censo del 81 la existencia de esa comunidad.

Recuerda Mariblanca que allá por los 80, cuando todavía no existía la ley 904/81 se había solicitado la documentación de unas 1000 hectáreas.  Se realizó una mensura y se había definido la existencia y los límites de la Comunidad Indígena Takuara’i.  Tenía unas 1000 hectáreas.

Lo que posiblemente haya sucedió, entonces, es que se haya hecho la mensura, se dio al IBR (hoy INDERT) la orden de traspasar al INDI para la consolidación de la Comunidad Indígenas, pero nunca se hizo.

Las hermanas recuerdan que ya en aquellos años los indígenas eran asediados por los “fazendeiros” brasileños.  Los indígenas resistían, pero cada vez era más fuerte la presión. Hoy, sin ninguna claridad, esas tierras que pertenecían a la Comunidad Takuara’i son de una empresa ganadera.

Estos empresarios, estancieros, supuestos propietarios de estas tierras utilizan para la ganadería, aunque en menor escala.  Cultivan soja, también.  Pero, la sospecha más fuerte es que por allí pasa “el puroitéa”.  Es la sospecha más fuerte de toda la población, para todos, ese pedazo de tierra sirve para “el paso de drogas, marihuana, y quién sabe qué cosas más, tanto del lado paraguayo hacia el brasilero o viceversa”.  Es vox populis en la zona.

La tierra de ningheim (de nadie)

Se debe comprender este fenómeno:  la tierra de nadie o de ningheim.  En la frontera, a cada lado hay como 100 metros que es territorio de nadie.  Esta parte es frontera seca.  Si ocurre un asesinato, ya sea en Brasil, como en Paraguay, se lleva el cuerpo en la tierra de nadie, donde nadie puede investigar.  Todo lo que se quisiera realizar u ocultar se puede hacer allí.  Es la zona liberada para el delito.  Es la vida y la muerte en la tierra de nadie.

¿Qué relata los lugareños?

  • Por aquí, en esta frontera seca, todo se puede hacer.

  • Sin ninguna dificultad.

  • Por ejemplo, se puede llevar una tropa de ganado hacia el Brasil o traer una tropa hacia Paraguay. No hay control.

  • También pueden pasar camiones, pequeños y camiones muy grandes.

  • Así como pasan animales pueden pasar también cargamentos de granos, o vehículos, y hasta se dice que hay otro tipo de mercaderías, “umi ipuroitéva avei”.

¿Y las autoridades?

  • Y los fiscales, jueces, policías… hay excepciones, pero.…

¿Qué pasará con Takuara’i?

Los abogados e instituciones que apoyan a los indígenas estudian varias acciones posibles.  Como primera acción es saber dónde están los desaparecidos y defenderlos en las causas abiertas en contra.

Lo que es verdad es que ya no se podrá dejar esta lucha.  Se podría pedir una expropiación, por ejemplo.  Pero eso se va a decidir con la comunidad reunida, dice el abogado Anibal Alfonso.

Ultima pregunta.

  • ¿Cómo una empresa brasileña puede operar y tener tierras dentro de la “zona de seguridad fronteriza”?

La ley número 2532/05 que establece “la zona de seguridad fronteriza de la República del Paraguay”, dice:

  • 1: Se establece zona de seguridad fronteriza la franja de 50 kilómetros adyacente a las líneas de frontera terrestre y fluvial dentro del territorio nacional

  • 2: Salvo autorización por decreto del Poder Ejecutivo, fundada en razones de interés público, como aquellas actividades que generan ocupación de mano de obra en la zona de seguridad fronteriza, los extranjeros oriundos de cualquiera de los países limítrofes de la República o las personas jurídicas integradas mayoritariamente por extranjeros oriundos de cualquiera de los países limítrofes de la República, no podrán ser propietarios, condóminos o usufructuarios de inmuebles rurales.

  • Pero, entonces…

  • Era la última pregunta.

  • Sí, pero ¿cómo, existiendo esta ley, la empresa brasileña se habrá apropiado de las tierras indígenas y además en zona de seguridad fronteriza?

  • Péa niko la ichikitovéva. Te cuento lo que dicen los indígenas y también dice la realidad.  Pero, ¿por qué la empresa necesariamente debe estar a nombre de un extranjero?

  • No sé.

  • Los pobladores de la zona dicen que la empresa, supuesta propietaria de las tierras de Takuara’i, estaría operando y dirigida por brasileños.

  • Pero, ¿cómo se le puede dar tierras en la franja de seguridad?

  • ¿Y si la empresa estuviera integrada por paraguayos y paraguayas? Aquí termina la prohibición o el impedimento.  Y aquí está la sospecha de los indígenas de esta zona:  dicen, por ejemplo, que el Intendente es uno de los propietarios de la empresa.

  • ¿Intendente? Pero, tendría que haber estado mucho tiempo en la función para hacer ese trato…

  • El Intendente pone como responsable a su pariente, y esta pariente se casa con el brasileño…  Y ahí está la empresa

  • ¿Cómo?

  • Así como escuchaste.

Más allá de las conjeturas, las instituciones del estado, esto es INDERT, INDI, la Administración de Justicia, con todos sus mecanismos deben investigar, por un lado, los propietarios originales de las tierras; por otro, si son tierras donde estaba ubicada la Comunidad Takuara’i; y, tercero, de qué modo se otorgaron las tierras a estos “fazendeiros”.

Es una operación fácil, si se tiene voluntad.  Es una operación imposible si no se quiere hacer.  Es una operación posible si la ciudadanía da una mano a los indígenas para recuperar sus territorios ancestrales.

 

 

tacuarai 2   De los archivos de las Hermanas Siervas del Espíritu Santo